¿Qué es un manantial?

Tabla de contenidos

La palabra manantial suele transportarnos a un estado de paz y bonanza. A lo largo de la historia, el agua de manantial se ha utilizado para la supervivencia básica de todos los humanos, tanto con fines medicinales como de entretenimiento. ¿Sabías que, además, los manantiales son fuente de agua pura y cristalina rica en calcio, hierro, magnesio y sulfato? Incluso Hipócrates y los antiguos médicos griegos ya eran expertos ​​en los beneficios para la salud de la terapia con agua mineral natural (aunque por aquel entonces su nombre no fuera este). Pero en concreto, ¿qué es un manantial? Te lo contaremos en este artículo.

 

Agua subterránea repleta de propiedades

En hidrología, un manantial es un punto de descarga natural de agua subterránea en la superficie del suelo o directamente en el lecho de un arroyo, lago o mar. Este término deriva del latín, del participio “manans“, que quiere decir que fluye, que brota o que mana.

Generalmente, el agua en manantiales se origina como lluvia que ha penetrado en el suelo y se ha filtrado en las rocas subyacentes que contienen poros, como la piedra caliza y la arenisca, y son capaces de almacenar agua. Estas formaciones geológicas se denominan acuíferos

Los manantiales son el comienzo de muchos arroyos y algunos estanques. Alcanzan a convertirse en filtraciones pequeñas o en descargas, o incluso pueden ser el comienzo de cursos de agua importantes.

Estas vertientes tienen características únicas que las hacen ser un pequeño ecosistema con alto valor biológico. Sin embargo, no son un área con mucha diversidad: en ellos predominan pequeños animales y plantas como musgos y hepáticas, gusanos de agua fría, tricópteros, libélulas y larvas de moscas de dos alas, entre otros. Los animales más grandes usualmente se valen de los manantiales para proveerse de agua para beber. Si el manantial es permanente, incluso puede ser utilizado por peces.

 

qué es un manantial

 

Tipos de manantiales

Los manantiales ocurren en varias formas y se clasifican según el tipo de roca en la que se produce, cómo se formó, la cantidad de agua que fluye, la temperatura del agua y si el flujo de agua varía de una estación a otra. En términos generales, se distinguen dos tipos básicos de manantiales según su duración en el tiempo:

  • Perennes: Su flujo es constante durante todo el año.
  • Estacionales: El agua se seca en algunas estaciones, sobre todo las de escasas lluvias.

 

diferencia agua mineral natural y agua de manantial

 

Asimismo, estas son algunas de las tipologías de manantial que se reconocen:

  • Manantiales artesianos. Se producen cuando el agua subterránea, bajo presión, encuentra su camino hacia la superficie terrestre. Este tipo de manantiales suele aparecer a lo largo de fallas en la tierra, o en zonas de gran relieve topográfico como acantilados o valles. El de Peñaclara, por ejemplo, es un manantial artesiano, totalmente respetuoso con la naturaleza. El agua fluye de forma constante, lo que respeta el ritmo del ciclo del agua.
  • Manantiales de ladera. Están formados por el agua que penetra en el suelo hasta que encuentra una capa de confinamiento que no permite que el agua se filtre más abajo. Luego, el agua fluye a través de la parte superior hasta que alcanza la superficie del suelo, por efecto de la gravedad. Como bien indica su nombre, los manantiales de ladera son los que se encuentran en laderas o acantilados.
  • Manantiales tubulares. Se asocian más comúnmente con canales y cavernas de piedra caliza y tubos de lava volcánica. El agua está contenida en cuevas, cavidades, o “tubos naturales” huecos formados por el enfriamiento de la lava.
  • Manantiales de filtración. Se forman cuando el agua subterránea se filtra lentamente. Estas vertientes ocurren en arena, grava o materiales orgánicos y generalmente se encuentran en depresiones o fondos de valles. Los manantiales de filtración son diferentes de los manantiales artesianos porque no están necesariamente confinados (contenidos debajo de una densa capa de arcilla u otro material) y suelen tener flujos escasos.
  • Aguas termales. Son manantiales que liberan agua subterránea a una temperatura más cálida que el agua que se encuentra circundante en la cuenca. Las fuentes termales se encuentran más comúnmente en áreas con una historia reciente de actividad volcánica.

 

qué es la gestión sostenible del agua

 

El futuro de los manantiales

Los manantiales son importantes porque sustentan la vida tanto animal, como vegetal, como humana; en los tres casos necesitamos de agua fresca con un flujo permanente. Las vertientes de agua son un barómetro natural que mide la salud de los acuíferos de los que depende el humano para todo, desde el agua para beber hasta el riego de los cultivos. 

Necesitamos preocuparnos por los manantiales porque nos dicen cómo se encuentra nuestra agua profunda. Si las descargas de manantial disminuyen, nos estamos quedando sin agua subterránea, y por ende, sin agua potable.

Debemos tener presente que el agua de los acuíferos y manantiales son muy vulnerables a la contaminación antropogénica y a las actividades humanas, como la fertilización agrícola, los agrotóxicos y la eliminación de aguas residuales y desechos, así como a las actividades mineras.

El futuro de los manantiales está estrechamente ligado a la concienciación medioambiental. Debemos adoptar prácticas respetuosas con el medio ambiente, para cuidar el agua que bebemos, los alimentos que comemos y el planeta en el que vivimos. Y es que la simbiosis entre el humano y la naturaleza es la relación más valiosa que tenemos… Cuidémosla como tal.

 

¿Qué diferencia al Agua Mineral Natural del agua de manantial?

Como hemos dicho, los manantiales son una fuente natural de agua subterránea que brinda la naturaleza, junto con los lagos, los arroyos y los ríos, es una descripción geológica.

Desde el punto de vista normativo sanitario/alimentario se dividen sus aguas en dos tipos: Agua Mineral Natural y Agua de Manantial. ¿En qué se diferencian?

Al provenir de un acuífero, el Agua Mineral Natural se caracteriza por una composición en minerales estable, constante y única, y por tanto sus efectos beneficiosos para la salud  también son únicos constantes y estables. En cambio, si bien el agua de manantial también tiene un origen subterráneo y posee características de pureza que permiten su consumo, su composición es menos estable y constante que la del AMN.

Si quieres conocer más sobre este tema, te recomendamos que le eches un vistazo al artículo “Diferencia entre Agua Mineral Natural y agua de manantial”, donde lo desarrollamos en profundidad.

 

Si quieres saber más sobre nuestras aguas minerales, ¡no dudes en contactar con nosotros! También tienes a tu disposición nuestro Newsletter. ¡Únete a nuestra comunidad y entérate antes que nadie de todas nuestras novedades!

Newsletter

Únete a la comunidad Peñaclara y estarás a la última de todas las novedades

penaclara-sport2

Newsletter

Únete a la comunidad Peñaclara y estarás a la última de todas las novedades

penaclara-sport2