¿Qué es el residuo seco del agua?

Tabla de contenidos

El residuo seco es una característica del agua mineral natural al que se le asocian connotaciones e ideas basadas en mitos; de forma érronea, asociamos el residuo seco a algo negativo para la salud. A lo largo de esta entrada os explicamos qué es el residuo seco del agua y os desmentiremos mitos generalizazados acerca de él.

Si has oído nombrarlo alguna vez, es probable que te hayas preguntado de qué se trata. El residuo seco del agua es una noción importante a la hora de elegir un agua mineral para consumir. Para asegurarnos de que estamos escogiendo el agua que mejor nos conviene en este determinado momento vital (sabiendo, claro, que cada cuerpo, vida y estado de salud varía totalmente entre personas), es necesario estar informado sobre las características de las distintas aguas minerales. Una característica fundamental a conocer es el residuo seco.

El agua es un complemento ineludible para la vida. Necesitamos beber la cantidad adecuada para mantener a nuestro cuerpo funcionando correctamente y, ya lo sabemos, no todas las aguas son iguales. Sin embargo, puede que para muchos no sea claro saber seleccionar un agua que nos otorgue un plus para nuestra salud. Es cierto que todas las aguas son buenas para nuestro organismo, pero no todas contienen la misma cantidad de propiedades.

 

peñaclara - residuo seco del agua

 

El agua mineral natural: nociones básicas

Comencemos por lo primero y definamos brevemente algunas ideas. Lo que se conoce habitualmente como agua mineral natural es agua que tiene su procedencia en un manantial que brota del subsuelo. La composición del agua mineral, entonces, incluirá minerales y sales. La composición de la misma estará determinada por el terreno en el que se encuentre ubicado el manantial, y el residuo seco en el agua también estará determinado por ese factor.

Entonces podemos decir que el agua mineral es una especie de agua que, en su composición incluye sales, minerales, compuestos sulfurados o gases. Estos componentes se encontrarán presentes en el agua además de la fórmula tradicional del agua (H2O). En muchos casos, son esos minerales los que aportan sabor al agua y le brindan una serie de características que pueden resultar inclusive terapéuticas. 

Si tenemos en cuenta que la composición del agua mineral estará dada por la geografía del suelo del que se extrae, podemos darnos cuenta de que no existen dos aguas minerales que sean exactamente iguales. Al obtenerse del subsuelo, el agua pasa hasta llegar a la superficie por una serie de capas de rocas y arena que también funcionan como un filtro que la purifica.

 

¿A qué le llamamos residuo seco?

El residuo seco del agua es el modo en el que se denomina la cantidad de sales y minerales disueltos que contiene el agua mineral natural, y que dependerá de que características específicas que posee el manantial, si arrastra agua de lluvia o de deshielo a su paso. ¿Cómo se ve la cantidad de residuo seco en el agua? Tras someter el agua a 180ºC, es la cantidad de minerales que quedan.

 

¿Cómo se determina el residuo seco en el agua?

Básicamente, se utilizan dos criterios para determinarlo:

Según la cantidad de minerales presentes en el agua

Con este criterio se mide la cantidad de mineralización, desde una mineralización muy débil (con menos de 50 mg/l), que es un agua recomendada para, niños y personas mayores, con un sabor muy limpio y fresco. También se utilizan las denominaciones mineralización débil, con una presencia de hasta 500 mg/l, y mineralización media, de hasta 1500 mg/l y mineralización fuerte con más de 1500 mg/l. En España, un 80% de las aguas minerales naturales oscilan entre una mineralizazción de 50 y 500mg/l, considerada agua de mineralización débil con aporte mineral.

 

Según el tipo de mineral

Cuando existe una presencia predominante de uno de los minerales, podemos establecer una nueva diferenciación del agua. Alguna de las variedades más frecuentes son:

  • Sódica: Con una concentración de sodio de más de  200 mg/l, esta agua no se recomienda para personas con hipertensión o problemas renales.
  • Magnésica: Contiene más de 50 mg/l de magnesio. Esta agua suele estar recomendada para recuperarse luego de un esfuerzo físico, aunque tiene ligeras propiedades laxantes.
  • Clorurada: Usada en tratamientos de hidroterapia por sus propiedades tranquilizantes, posee más de  200 mg/l de sulfatos.
  • Sulfatada: Con efectos favorables para el sistema digestivo que le aportan sus más de 200 mg/l de sulfato.
  • Bicarbonatadas: Poseen más de 600 mg/l de bicarbonatos y son aconsejadas ara personas con cálculos renales. 
  • Cálcicas: Con una concentración de calcio superior a 150 mg/l. se recomiendan para mujeres embarazadas y personas mayores. 

Para más información sobre los diferentes tipos de agua, os recomendamos echarle un vistazo a “Tipos de agua: ¿Cuál es cuál?”.

 

Algunos mitos sobre el residuo seco 

Como hemos comentado anteriormente, existen almenos tres mitos generalizados acerca del residuo seco que son totalmente erróneos, y que comunican una idea de él equivocada. Veámoslos en profundidad para poder desterrarlos:

Mito 1: El residuo seco refleja las impurezas del agua

El agua mineral que proviene de manantiales subterráneos no posee impurezas. Así, el agua mineral natural, independientemente de su mineralización, será pura por naturaleza. Al tener su origen en zonas naturales y ser envasada tal como existe en la naturaleza, está libre de cualquier tipo de contaminación. Por lo que es erróneo creer que el residuo seco refleja las impurezas del agua; simplemente expresa los minerales presentes en el agua mineral. 

En relación a esta idea, se ha desarrollado la creencia que el agua de baja mineralización es más sana. La realidad es que que una agua tenga menos minerales, un residuo seco inferior, es una característica más de ella; no una virtud. Científicos especializados en la ciencia del agua y sus efectos en el cuerpo humano atribuyen la subida del consumo del agua de mineralización débil a las modas y las tendencias, no a sus beneficios.

 

Mito 2: Causa problemas en la salud física

Primero lo primero: dependiendo de nuestras circunstancias vitales y condiciones de salud, una agua nos convendrá mejor que otras. Por ejemplo, el agua de mineralización muy débil es conveniente en cálculos renales, puesto que buscamos un efecto diurético natural, mientras que durante el embarazo y la lactancia, se recomiendan aguas con un residuo seco más elevado para el bienestar de la mujer.

En concreto, esta creencia está especialmente afianzada y llama la atención porque, en efecto, estudio realizados y validados por la Organización Mundial de la Salud indican que, por el contrario, las aguas que no contengan suficientes minerales pueden revestir riesgos para la salud. La OMS recomienda un mínimo de 20 mg/l de calcio y 10 mg/l de magnesio. También suele hablar de la cantidad de sodio presente en el agua mineral como un riesgo para la salud. Pero en este sentido es importante recordar que la cantidad de este mineral presente en el agua es mínima, puesto que la gran mayoría de aguas comercializadas en el país tiene un contenido menor a  20 mg/l, es decir, son bajas en sodio. La causa directa del consumo de sodio no proviene del agua sino de la alimentación con comidas ultra procesadas. 

 

peñaclara - residuo seco del agua

 

Residuos secos del AMN de Peñaclara 

El agua mineral natural Peñaclara contiene, entre otras, unas propiedades de pureza original y naturalidad que la convierten en una bebida esencial. En concreto, nuestra AMN sin gas tiene un residuo seco de 685 mg/l. Esta cantidad de minerales la categoriza como agua mineral natural de mineralización media, haciéndola ideal para las necesidades fisiológicas durante el embarazo y la lactancia, como hemos comentado.

Sus oligoelementos, su idónea concentración y su interacción con el metabolismo humano son los que han conferido al agua sus diferentes propiedades terapéuticas. Entre los minerales que contiene se destacan el calcio natural, perfecto para la formación de los huesos y prevención de la osteoporosis, el flúor que ayuda a la dentición y el magnesio, muy conocido por su papel cardioprotector.

Si quieres saber más sobre nuestras aguas minerales, ¡no dudes en contactar con nosotros! También tienes a tu disposición nuestra Newsletter. ¡Únete a nuestra comunidad y entérate antes que nadie de todas nuestras novedades!

 


Fuentes:

Carlas, M. (2014). Más claro que el agua (1st ed., p. 35-65). Barcelona: Amat.

Medicina, S., (2021). Creencias erróneas sobre el agua mineral natural. Recuperado 5 Noviembre 2021, de https://www.saludymedicina.org/post/creencias-erroneas-sobre-el-agua-mineral-natural.

Newsletter

Únete a la comunidad Peñaclara y estarás a la última de todas las novedades

penaclara-sport2

Newsletter

Únete a la comunidad Peñaclara y estarás a la última de todas las novedades

penaclara-sport2