Tipos de agua: ¿Cuál es cuál?

Tabla de contenidos

Cuando hablamos del agua, hablamos de un recurso natural que es imprescindible para desarrollar la vida. Podemos clasificarla en distintos tipos de agua, dependiendo de la variable en la que nos fijemos. Y aunque a simple vista, la mayoría de veces no parezca que haya diferencia alguna, existen muchas. El mundo del agua, como veréis, es una ciencia muy compleja. ¿Te apetece conocerla un poco más?

En este artículo diferenciaremos los principales tipos de agua según su procedencia y/o composición, compartiendo datos y curiosidades sobre ellas, e incluso haciendo mención a qué tipo de estilo de vida se ajustan mejor. 

 

Los diferentes tipos de agua

Primero lo primero, ¿cuáles son los principales tipos de agua? Estas 7 tipologías de agua se diferencian por sus características biológicas, físicas y químicas, que vienen dadas por su procedencia y/o tratamiento. Son las siguientes:

  1. Agua salada: Es la que se encuentra en los océanos y mares. Suele tener una concentración de sales minerales de alrededor del 3,5% , es decir, en cada litro de agua hay una media de 35 gramos de sales. Su salinidad viene dada por las rocas en las que está en contacto a lo largo de su proceso.
  2. Agua dulce: Es la que se encuentra naturalmente en la superficie de la Tierra en humedales, lagos, ríos, capas de hielo, arroyos y bajo la superficie como agua subterránea en acuíferos y corrientes bajo tierra. Aunque pueda parecer agua potable, no necesariamente será así. El agua potable es, por definición, aquella que es apta para el consumo humano (ya sea porque naturalmente sale pura, como es el caso del agua mineral natural, o tras unos tratamientos determinados, como podría serlo la del grifo).  
  3.  Agua dura y agua blanda: Es aquella que contiene un alto nivel de minerales disueltos como sales de magnesio y calcio. Cuando hablamos de la “dureza del agua”, hacemos referencia a la concentración de sales minerales en el agua. Contrariamente, el agua blanda es aquella que contiene disueltas mínimas cantidades de sales. Para comprobar cuál es la dureza del agua, podéis probar de añadir jabón: si prácticamente no se crea espuma, estamos tratando con agua dura. ¿Por qué? Porque el calcio y el magnesio reaccionan con la composición del jabón, y se neutralizan.
  4. Agua destilada: La composición de esta agua se basa en la unidad de moléculas de h20 y está purificada mediante una destilación. A lo largo de este proceso, se han eliminado las impurezas e iones. 
  5. Aguas residuales: Son las que están afectadas negativamente por la influencia del hombre. Es agua que no tiene valor para el fin para el que fue utilizado o para el propósito para el que se produjo. 

 

tipos de agua

 

El agua en el mundo

Presente en diferentes estados, el agua se encuentra en muchos elementos naturales alrededor del planeta: ríos, arroyos y océanos en estado líquido, en estado sólido en los polos y en aguas congeladas y en forma gaseosa en el vapor y la atmósferaSabemos que el 70% de la superficie de la Tierra está cubierta de agua, y la gran mayoría de esta agua es agua salada (se contabiliza en alrededor de 96%). De lo que queda, un gran porcentaje es agua congelada, alrededor del 30%, y un pequeño porcentaje corresponde al vapor de agua.

En nuestra anterior entrada “¿Qué es la gestión sostenible del agua?”, os explicamos la situación tan delicada que estamos viviendo: La posibilidad de quedarnos sin este recurso limitado de no adoptar hábitos y costumbres que la permitan regenerarse a su ritmo. La naturaleza vive en equilibrio, y si el volumen de agua nos resulta insuficiente, la primera decisión debe ser la de cambiar nuestra responsabilidad con ella. Esto, claro, se aplica a todos los tipos de agua.

 

¿Por qué necesitamos agua para vivir?

Sencillamente, es imprescindible para crear y desarrollar vida. El agua cumple muchas funciones para el planeta al aportar a los distintos ecosistemas y es fundamental para la salud de los seres humanos porque realiza trabajos importantísimos para nuestro cuerpo:

  • Transporta los nutrientes hacia las células para que se pueda producir energía.
  • Es el medio en el que se disuelven los líquidos corporales (como la sudoración).
  • Facilita la eliminación de toxinas y excesos de nutrientes a través de la orina.
  • Preserva la suavidad y elasticidad de la piel.
  • Regula la temperatura del cuerpo.
  • Hidrata al cerebro.
  • Aporta a la normalización de la tensión arterial.
  • Es sostén, amortiguador y lubricante articular. 
  • En situaciones de estrés, el corazón se acelera y requiere de más agua; el agua ayuda a re-establecer la hidratación del cuerpo.

 

Los distintos tipos de agua embotellada

Hoy en día, encontramos muchas opciones de agua potable embotellada. En España, y por ley, todas las aguas que se comercializan pasan por análisis exhaustivos para asegurar que sus consumidores no corren ningún tipo de riesgo al consumirlas. No obstante, para decidir qué agua escoger tenemos que tener en cuenta la composición mineral de cada una, puesto que harán de dicha agua más o menos apropiadas (e incluso, perjudiciales), en determinados marcos de salud. Os hacemos una selección de las más conocidas:

Agua mineral natural (AMN)

Dentro de este grupo encontraremos a aquellas aguas microbiológicamente sanas que tienen su origen en yacimientos subterráneos o de manantial y que pueden ser extraídas mediante sondeos, pozos, zanja, etc. La diferencia entre el agua mineral natural y el agua de manantial, que destaca por encima de las demás, es la constancia de su composición: mientras el AMN se mantendrá siempre constante, en el agua de manantial se pueden observar pequeñas variaciones. 

Aquí encontraremos diferentes tipos según su mineralización: débil (la mayoría de las que se venden en España) de entre 50  y 500 mg/l de minerales; media, de entre 500 y 1500 mg/l de minerales; y alta, con más de 1500 mg/l de minerales.

Agua purificada

Este tipo de agua es tratada por destilación, desionización, ósmosis inversa o cualquiera de los procesos que se utilizan para hacer que el agua sea apta para el consumo humano. Muchas veces el tratamiento se hace con ozono, un oxidante con muchos usos en el tratamiento del agua. El cloro también juega un papel protagonista en las aguas destinadas al consumo humano al  ser el agente desinfectante más empleado. 

Agua de glaciar

Esta es el agua que proviene de glaciares y se destaca por ser de gran pureza. Existen en el mercado marcas de agua que proviene de distintos glaciares y, en general, su precio es muy elevado. 

Agua de manantial

Esta agua se obtiene de una formación subterránea en la que el agua fluye de forma natural hacia la superficie de la tierra. El agua de manantial es siempre bacteriológicamente sana al ser extraída de yacimientos subterráneos. Es potable por su naturaleza y libre de contaminación al estar aislada naturalmente de los riesgos de polución. 

 

tipos de agua

 

Nuestra Agua Mineral Natural (AMN) de La Rioja

El Agua Mineral Natural de Peñaclara es un agua de origen subterráneo y con una composición constante en minerales que le confieren propiedades favorables para la salud

El agua mineral natural que nace del Manantial de Peñaclara está libre de contaminación. Al emerger en ecosistemas cuidados, sus propiedades se mantienen intactas en todo momento, al gozar de un perímetro de protección legal. Al fluir el agua a través de rocas, cenizas volcánicas o sedimentos, sus características no se modifican. A su vez, el origen subterráneo las protege de la contaminación.

El de Peñaclara es un pozo artesiano natural, absolutamente respetuoso con la naturaleza, pues se usa el flujo de agua constante que surge de manera natural, lo que evita ninguna sobreexplotación de los recursos naturales. Solo se aprovecha lo que la naturaleza nos da.

Su composición mineral la categoriza como de mineralización media. Es rica en Calcio, Magnesio, Bicarbonatos y Fluor, y como consecuencia de ello favorece la dentición en los niños, la digestión en los adultos, el funcionamiento del corazón y el aporte de calcio en los huesos. Es ligeramente alcalina, y por último, es muy baja en Sodio, lo que la hace muy recomendable para problemas de hipertensión.

Este aporte mineral la hace un agua idónea para un estilo de vida deportista al reponer los minerales perdidos durante el ejercicio de una forma natural.

 


 

Fuentes:

Aguas minerales naturales y aguas de manantial. Recuperado 3 octubre 2021, de https://www.saludcastillayleon.es/es/sanidadambiental/aguas-minerales-naturales-aguas-manantial.

Newsletter

Únete a la comunidad Peñaclara y estarás a la última de todas las novedades

penaclara-sport2

Newsletter

Únete a la comunidad Peñaclara y estarás a la última de todas las novedades

penaclara-sport2