Los mensajes del agua según Masaru Emoto

Tabla de contenidos

El agua, en todas sus formas, es indispensable para la vida. Hoy es lo que buscamos desesperadamente en otros planetas porque tememos que se nos acabe, y desde la Antigua Grecia hasta nuestros días, la filosofía y la ciencia la han estudiado para entenderla en profundidad. ¿Es el agua el origen de la vida? ¿Cómo nos afecta en la rutina diaria? ¿Podremos vivir sin ella en algún momento? De la mano de esta búsqueda, nos adentramos en el universo de los mensajes del agua para entender de qué se tratan.

El agua no es importante solo para mantenernos vitales, también es la que nos purifica cuando sufrimos dolencias, la que nos alivia y la que nos deja en estado de admiración cada vez que la vemos en la naturaleza. Nuestra vida está ligada al agua; estamos hechos de, nada más y nada menos, un 70% de agua. Y solo por este motivo, debemos cuidarla y respetarla como lo más preciado que tenemos. Pero, ¿y si además el agua nos estuviera hablando, transmitiendo mensajes? Pues, según una teoría desarrollada por el científico japonés de Yokohama llamado Masuru Emoto, el agua nos comunica muchas cosas, si la miramos muy de cerca, si la observamos antentamente. A esto se le denomina mensajes del agua. Interesante, ¿verdad? 

 

mensajes del agua - peñaclara

 

Mensajes del agua: la teoría

¿De qué hablamos cuando nos referimos a estos mensajes del agua? Masaru Emoto tomó la afirmación de que tanto nuestros cuerpos, como el planeta, están compuestos por un 70% de agua, y comenzó a darle importancia al estudio del impacto del consumo de agua y a sus posibles repercusiones terapéuticas.

Después de un proceso de investigación (que vale la aclaración: no está avalado por la comunidad científica), afirmó que la voz, los pensamientos y las emociones que le transmitimos al agua pueden alterar su estructura molecular y que los resultados se podían verificar comparando las más de diez mil fotografías tomadas con su microscopio electrónico.

Más allá de los resultados a los 

que llegó el científico japonés, y al rigor de sus métodos científicos, para nosotros la relevancia de sus estudios está en la importancia que le otorgó al agua y a las palabras que pronunciamos; 2 factores que nos afectan física, espiritual y mentalmente

 

El comienzo de los mensajes del agua

La teoría de los mensajes del agua se remonta al año 1994, cuando Emoto tomó las primeras muestras de agua pura y las congeló, las observó y las fotografió. Sus fotografías revelaron unas hermosas formas hexagonales cristalinas parecidas a copos de nieve: brillantes y simétricas.

Luego decidió comparar esa gota de agua cristalina con la de un agua completamente diferente, la de un río contaminado. Congeló la segunda muestra, la observó y la fotografío, y allí descubrió algo alucinante: esta gota de agua no tenía una forma reconocible, se veía apagada, sosa y desestructurada.

Ese proceso lo repitió hasta tener diez mil muestras de diferentes fuentes de agua. A esas gotas les habló, les transmitió sus pensamientos y sentimientos, y llegó a la conclusión de que “el agua no solo almacena información sino también pensamientos y conciencia, reaccionando a cualquier mensaje” y, también que “toda información que alberga la estructura se hace visible cuando se fotografía una gota de agua en estado de congelación”.

Los cristales de agua, tras haber estado expuestos a diferentes emociones y palabras, positivas y negativas, le mostraron diferencias sustanciales y abrumadoras. Cuando les hablaba con palabras de amor, les transmitía cariño y les reproducía la canción “Imagine” de John Lennon, las gotas brillaban en formas muy bonitas. En cambio, cuando las maltrataba con palabras de odio, con música disonante o discursos de Adolf Hitler, las gotas se apagaban, deformaban y lucían tristísimas o rotas. Otro de los supuestos establecidos por Emoto afirmaba que el agua es capaz de captar información de lo que fuera introducido en ella. Por ejemplo: muestras de agua alterada con aceites florales, en su estado congelado, imitaban la forma de la flor que le había sido introducida.

Estos resultados fueron publicados en su libro “Los mensajes ocultos del agua” (2003), que si bien fue un éxito de ventas durante años e influenció la mentalidad de un vasto público, también fue el hazmerreír de la comunidad científica, dado que por primera vez un científico estudiaba el agua con una finalidad tan emocional, en lugar de empírica; ponían en duda su juicio y la finalidad de su estudio. De hecho, el físico experto en nieve, Kenneth Libbrecht, luego de leer el libro de Emoto afirmó que “es bueno tener una mente abierta, pero no tan abierta como para que el cerebro se caiga”. Severas palabras que son solo la punta del iceberg de las reseñas científicas sobre sus descubrimientos.

 

mensajes del agua - peñaclara

 

La acción terapéutica del agua según Emoto

Con sus afirmaciones sobre los mensajes del agua, Emoto quería revolucionar el campo de la medicina, estaba seguro de que sus hallazgos podrían “hacer factible el descubrimiento temprano de enfermedades, incluso con anterioridad a que se manifiesten de manera física; o a que, ya en su estado avanzado, se hagan visibles en un análisis de sangre”. 

Con su idea de que el agua es un ser vivo, Emoto afirmó: “Creo que se pueden activar dentro del cuerpo humano procesos de autodepuración del agua celular de la misma forma que es posible hacerlo con el agua que está libre en la naturaleza”. Emoto argumentaba haber comprobado y demostrado que el “amor” y la “gratitud” tienen una capacidad de transformación de lo más curiosa; “tengo 10.000 fotos que lo demuestran”. Estas palabras, y las emociones positivas que generan en el agua (como en nosotros mismos), cambian la estructura del agua en hermosa y equilibrada. Por eso, decía Emoto, “estoy convencido que nuestras meditaciones y afirmaciones nos ayudan. a sanar”.

 

Nuestras interpretaciones

Las implicaciones de esta teoría son muchas, pero hay dos cosas que rescatamos con alegría de las afirmaciones de Emoto: las palabras son importantes, y el agua, también. El ser humano no vive sin estas emociones positivas, de la misma forma que tampoco podemos vivir sin agua. Al fin y al cabo, tres tercios de quién somos, es agua. Y solo por eso elegimos usarlas con cuidado y respeto. La teoría del científico japonés podrá ser tomada como una verdad o no, pero desde Peñaclara le damos tanta importancia a la pureza del agua, a su frescura y a su impacto en el cuerpo, que no tenemos más que palabras bonitas para ella. Así que, al igual que Emoto, festejamos la influencia de las palabras sobre el agua, y nos aferramos a la idea de que el agua es vida y salud física y mental.

Si quieres saber más sobre nuestras aguas minerales, ¡no dudes en contactar con nosotros! También tienes a tu disposición nuestro Newsletter. ¡Únete a nuestra comunidad y entérate antes que nadie de todas nuestras novedades!

 


Fuentes:

La estructura del agua cambia con el sonido, las emociones y los pensamientos. (2021). Retrieved 18 Noviembre 2021, de https://www.dsalud.com/reportaje/la-estructura-del-agua-cambia-con-el-sonido-las-emociones-y-los-pensamientos/.

Las palabras tienen impacto en nuestro cuerpo – Confilegal. (2021). Retrieved 18 Noviembre 2021, de https://confilegal.com/20180729-las-palabras-tienen-impacto-en-nuestro-cuerpo/.

Lucas, H. (2021). La memoria y la consciencia del agua en nuestro organismo. Retrieved 18 Noviembre 2021, de https://www.iagua.es/blogs/humilde-martin-lucas/memoria-y-consciencia-agua-nuestro-organismo.

Newsletter

Únete a la comunidad Peñaclara y estarás a la última de todas las novedades

penaclara-sport2

Newsletter

Únete a la comunidad Peñaclara y estarás a la última de todas las novedades

penaclara-sport2