¿Cuándo se le puede dar agua a un bebé?

Tabla de contenidos

La edad es un aspecto fundamental cuando hablamos de las necesidades hídricas de la persona. Cada etapa de la vida implica ciertas condiciones físicas y mentales que requieren de un consumo mínimo determinado. En concreto, a lo largo del primer año de vida de un bebé, la ingesta de Agua Mineral Natural es una etapa a la que se tiene que prestar especial atención. Muchas personas se preguntan cuándo se le puede dar agua a un bebé, y cómo debe ir evolucionando este consumo.

A lo largo de esta entrada desmenuzaremos la relación entre los bebés y el agua, haciendo hincapié en la importancia de la buena hidratación, la leche materna y los biberones, y la evolución de la ingesta del Agua Mineral Natural en los primeros años de vida. ¿Empezamos?

 

Los bebés necesitan agua, ¿por qué?

Al ser el agua la fuente esencial de nuestro Planeta, no sorprende que los bebés también la necesiten para conservar una buena salud en todo momento y para crecer de forma adecuada. Con una presencia crucial en la vida de todos, el Agua Mineral Natural cumple más de una función clave: desde evitar que nos deshidratemos, hasta ayudar a nuestro organismo a que funcione de manera adecuada. Esto es así durante todos los periodos de la vida. Específicamente en el caso de los bebés de entre 0 y 12 meses, la presencia del agua es aún más protagonista: más del 70% de su organismo es agua, así que son aún más sensibles a sus déficits.

Para saber cuándo se le puede dar agua a un bebé, lo primero que debes saber es que la edad es una de los factores más importantes para determinar cuánta es el agua que debemos consumir y cómo debemos hacerlo, como hemos mencionado con anterioridad. Eso sí, cada etapa de la vida tendrá requerimientos especiales, y los primeros meses de vida no son una excepción. 

 

cuándo se le puede dar agua a un bebe

 

La leche materna, los biberones, y el agua

En líneas generales, la lactan​​cia materna y/o los biberones serán los encargados de aportar la dosis de agua suficiente. En concreto, es importante tener en cuenta que el 90% de la leche materna es aguaEntonces, consumiendo leche materna o el equivalente en biberones, el bebé tendrá sus necesidades de hidratación cubiertas y esto solo se modificará en casos puntuales como durante cuadros de fiebre, trastornos digestivos o diarrea. En estas situaciones aumentarán las necesidades hídricas (lo que, como veremos adelante, no necesariamente implica que el bebé necesitará tomar agua). Por supuesto, ante estos casos, recomendamos la consulta de profesionales de la salud, quienes nos indicarán qué es lo que debemos hacer, cuidando las circunstancias del bebé. 

Si bien es cierto que los bebés necesitan agua y que una gran parte del cuerpo del niño está compuesta por esta sustancia, los bebés no necesitan tomar agua del mismo modo que lo hacemos nosotros. En la leche materna y en los biberones, los niños encontrarán la cantidad justa para su desarrollo hasta los 6 meses. Por otro lado, la OMS no recomienda que los bebés tomen agua directa, puesto que puede generarles complicaciones, pero, como mencionamos anteriormente, contar con el seguimiento de un profesional de la salud especializado será siempre necesario. 

 

cuándo se le puede dar agua a un bebe

 

El consumo de agua en cada etapa de la vida

Estemos en la etapa de la vida que sea, deberemos ajustar la tipología de Agua Mineral Natural según la presencia o ausencia de minerales que presenten, para respetar las necesidades físicas de nuestro cuerpo. Una AMN de calidad, como Peñaclara, marca la diferencia en la salud de la persona, cuidándola desde dentro. Adaptando el consumo de Agua Mineral Natural a lo largo de los primeros años de vida de un individuo, la evolución sería la siguiente:

 

Desde los 0 a los 6 meses: ¿cuándo se le puede dar agua a un bebé?

Una etapa protagonizada por la leche materna y/o los biberones, que como mencionamos anteriormente, cuenta con lo necesario para que al bebé no le falte nada de lo que necesita. Compuesta por múltiples nutrientes, contiene una cantidad mayoritaria de agua, por lo que el bebé no solamente se alimenta, sino que está supliendo todas sus necesidades de hidratación. Esto es así incluso en los meses más cálidos, donde los niños pequeños suelen demandar más tomas de pecho de lo habitual, sobre todo si sienten sed. Lo mismo sucede en el caso de la leche de fórmula, que tiene contempladas las necesidades de los más chicos y que, siguiendo sus instrucciones, conseguirán reponer los aproximadamente 680-700 ml de agua al día que necesitarán los más pequeñitos. 

Por lo general, los bebés autorregulan las tomas para controlar sus necesidades y debemos confiar en que ellos harán tomas más cortas si se encuentran sedientos o tomas más largas si tienen hambre. Sin embargo, también tienen menor capacidad de expresar la sensación que sed que nosotros; aunque no lo expresen, esta ingesta de agua deberá ser constante y medida a lo largo del día. 

 

De los 7 meses al primer año 

Muchos niños siguen bebiendo leche materna y/o biberones incluso una vez comenzada la alimentación complementaria, por lo que no suelen necesitar hidratación extra.

Los niños que no continúan con la lactancia, suelen hacer menos tomas de leche una vez iniciada la alimentación complementaria (en algunos casos solo por la mañana y por la noche) y, por lo tanto, suelen necesitar consumir agua durante el día. 

En esta etapa y las que siguen, el Agua Mineral Natural puede ser usada para los biberones o para preparar las papillas, considerando que debe ser de mineralización leve y baja en flúor. La cantidad ideal de AMN es entre 800-1.000 ml agua/día. 

 

Entre el año y los 3 años

A partir del primer año de vida, los requerimientos de agua van aumentando progresivamente, casi alcanzando las cantidades recomendadas en los adultos. En esta instancia de la vida, los niños deberán tomar aproximadamente 1-1,2 litros de agua al día, pero siempre considerando la cantidad que proviene de los alimentos, más la que los niños beben. 

 

Desde los 3 años en adelante

Cuando los niños crecen, la bebida de preferencia debe seguir siendo el agua y es importante estimular que así sea. Os recomendamos la lectura “Botellas de agua para niños: creando el hábito de beber agua”.

Lo más aconsejable mantener el consumo de bebidas azucaradas a un mínimo, y optar por zumos con frutas naturales en las situaciones en las que sea necesario. En todos los casos, el Agua Mineral Natural es la mejor opción. Puedes aprovechar los diseños de producto pensados especialmente para los niños, como la Botella 33cl superhéroes, para entusiasmarlos y que puedan beberla con comodidad. Este tipo de tamaño está diseñado especialmente para que sea fácil de manejar para ellos, además de para ayudarlos a incorporar el hábito tan saludable de la hidratación en sus actividades diarias.

 

Peñaclara: el Agua Mineral Natural para bebés

El AMN de Peñaclara es ideal para acompañar el crecimiento del bebé, en esta etapa formación de huesos y de los primeros dientes. Cuenta con la cantidad de minerales perfecta para satisfacer las necesidades del bebé, en todos los sentidos: los requerimientos hídricos y anatómicos. Por eso, pediatras y ginecólogos de La Rioja recomiendan el Agua Mineral Natural de Peñaclara a padres y madres, confiando en la pureza y la mineralización de nuestra agua para cuidar de sus bebés.

 

Si quieres saber más sobre nuestras aguas minerales, ¡no dudes en contactar con nosotros! También tienes a tu disposición nuestro Newsletter. ¡Únete a nuestra comunidad y entérate antes que nadie de todas nuestras novedades!

Newsletter

Únete a la comunidad Peñaclara y estarás a la última de todas las novedades

penaclara-sport2

Newsletter

Únete a la comunidad Peñaclara y estarás a la última de todas las novedades

penaclara-sport2