¿El agua tiene sabor?

Tabla de contenidos

¿El agua tiene sabor?

Aproximadamente el 75% del planeta está cubierto de agua. Y está claro que la necesitamos a diario para vivir. Incluso así, a menudo no apreciamos lo suficiente su valor; pensamos que todas las aguas son iguales. Sin embargo, seguro que muchos de vosotros os habéis planteado alguna vez si el agua tiene sabor, y de ser así, cómo se puede apreciar. 

En esta entrada intentaremos dar respuesta a todas esas preguntas y dar algún truco para que podáis escoger el agua ideal para cada ocasión. 

 

¿Incolora, insípida e insabora?

La definición universal del agua es líquido incoloro, inoloro e insípido. Pero en el caso de la Agua Mineral Natural (AMN) los dos últimos adjetivos no se cumplen. Dependiendo de la mineralización de cada agua, esta tendrá un sabor u otro. Estos matices son más fáciles de identificar cuanto más extrema sea su mineralización, ya sea muy fuerte o muy débil. La mineralización débil por ejemplo, se caracteriza por tener un sabor más neutro y equilibrado. 

El gusto de la AMN viene caracterizado por su composición. Por ejemplo una AMN con cloruro y bicarbonato sódico, tiene un gusto ligeramente salado. Este tipo de composición la encontramos en algunas aguas con gas. Si por el contrario, tiene muchos sulfatos, el sabor será más amargo. 

Hay que tener en cuenta que todas las AMN tienen una composición ligeramente distinta por lo que no es erróneo decir que cada una de ellas tiene un sabor distinto. Es por eso que determinadas personas sienten preferencia por una determinada agua por encima de la otra.

Ya hemos dejado claro que el agua tiene sabor pero se ha de tener en cuenta que este “sabor” del que estamos hablando, no es comparable al de los alimentos. Es evidente que el del AMN tendrá un sabor mucho más sutil y requerirá más atención para percibirlo. Una vez dejado esto claro, vamos a explicar cómo se degusta el agua para poder apreciar su sabor. 

 

el agua tiene sabor - peñaclara

 

¿Cómo degustar el agua?

Sabemos que puede parecer un tanto extraño hablar de una degustación del agua, pues normalmente se asocia a menús exquisitos y vinos. Pero, evidentemente, el agua también  se puede degustar. De hecho, existe la figura del sumiller, una persona especializada en catar y captar los distintos matices de cada agua. ¿Os resulta nuevo? No os preocupéis, ahora os daremos algún consejo para que vosotros también podáis disfrutar de una cata de aguas en vuestra casa, convirtiéndoos en aprendices de sumiller.

Lo primero que hay que hay que preparar para organizar la cata es conseguir varias aguas de distintos tipos: mineral, natural, del grifo, filtrada, con gas… Es importante que el origen de estas aguas sea distinto, así captaremos más matices, más distintos. Una vez hecho esto, las agruparemos según el tipo de agua que sea. 

El siguiente paso para realizar la cata de agua es estar en un lugar bien iluminado y a poder ser con luz blanca natural. Así, podremos ver la nitidez de la bebida, su fluidez. Para ello, es imprescindible cuidar los vasos donde se van a probar. Se recomienda que estos sean copas incoloras de cristal fino sin ningún dibujo ni borde. 

Una vez hecho esto, y por último, nos tenemos que fijar en la temperatura de cada agua, ya que es muy importante a la hora de captar los distintos sabores y matices. Se recomienda que el agua natural esté a una temperatura de entre 11 y 13 grados y el agua con gas a una de entre 8 y 10 grados. 

Una vez hecho todo esto, ya estamos listos para empezar la cata de aguas. Como tal, se compone de diferentes pasos, y en el caso del agua de tres en concreto: visual, olfativa y de boca.

  • Fase visual: en esta primera etapa, valoramos la transparencia, el brillo, la fluidez y la limpieza. La limpieza se valora viendo si moviéndola deja algún rastro. En el caso de las aguas con gas, miramos la intensidad de la efervescencia. 

 

  • Fase olfativa: en esta fase podemos oler aromas agradables o desagradables como la suciedad o el hierro. Sin embargo, lo más normal es que el agua nos transmita olor a frescor y limpieza. Algunos de los olores que podemos percibir son: cloroso (característico de las aguas del grifo) o ferroso (típico de aguas manantiales).

 

  • Fase de boca: esta es para muchos la mejor parte porque es cuando puedes probar el agua. En esta fase es importante identificar sabores: ácido, amargo, dulce o salado. El sabor dulce es típico de las aguas sin gas, el salado de aquellas que tienen gran cantidad de sodios, cloruros y carbonatos. Las aguas con sabor amargo son aquellas que proceden de tierras con abundante hierro y las ácidas suelen ser las que llevan gas. 

 

Otro aspecto a tener en cuenta en esta fase es la intensidad, los defectos, el post-gusto y la persistencia. 

El agua perfecta para cada menú

Desde hace un tiempo, el agua ha empezado a cobrar protagonismo en la gastronomía. En España todavía es muy reciente por lo que solo en restaurantes de alto nivel te permiten beber una agua escogida en relación al tipo de comida (y, por supuesto, al vino). Sin embargo, en países como Francia, en muchos restaurantes ya te dejan escoger el tipo de agua. Ahora os daremos algunos consejos de qué agua utilizar para cada menú para que os sintáis como en un restaurante de cinco estrellas.

Aperitivos  

Se ha de tener en cuenta que los aperitivos pueden ser muy variados, por lo que es muy difícil determinar una agua concreta para acompañarlos. Sin embargo, se recomienda que sean aguas con una gasificación baja o aguas sin gas de mineralización débil.

Ensaladas

Para las ensaladas se recomienda usar una agua ligeramente gasificada puesto que se cree que el gas estimula la percepción de los aceites y vinagres.

Mariscos

Se recomienda comer marisco acompañado de aguas de mineralización débil sin gas. En el caso de las ostras, si que se pueden acompañar con AMN ligeramente gasificadas. 

 

Resumiendo, ha quedado claro que no todas las aguas son iguales ni tienen el mismo sabor. Desde Peñaclara apostamos fuerte por el agua mineral natural de origen subterráneo y protegida de toda contaminación. No solo por su excelente sabor, sino también por sus propiedades saludables. Así que, ya sabes: si en algún momento quieres organizar una cata de aguas, no olvides incluir a nuestras aguas en ella. 

Newsletter

Únete a la comunidad Peñaclara y estarás a la última de todas las novedades

penaclara-sport2

Newsletter

Únete a la comunidad Peñaclara y estarás a la última de todas las novedades

penaclara-sport2