EL ORIGEN

 

El manantial Peñaclara fue declarado de utilidad pública y con propiedades mineromedicinales en 1861

 

En la cuenca del Iregua, a un kilómetro del pueblo de Torrecilla en Cameros, se encuentra en un entorno natural privilegiado el manantial de Peñaclara (anteriormente de Riva los Baños) Peñaclara

 

El Manantial de Peñaclara

Se sabe que, desde tiempos inmemoriales, se usaban las aguas de este manantial para consumo y baño de la gente que vivía en el lugar.

Los estudios del Dr. Augusto Lleguet y Lleguet, promotor de su declaración de utilidad pública, confirmaban las tradiciones orales que afirmaban que los romanos fueron los primeros que usaron estas aguas con propiedades medicinales, sirviendo de cura al Gobernador de la España Tarraconense en aquella época, Vivio Sereno, cuando regía en Roma Tiberio. También existen indicios de que incluso fue disfrutado por los árabes que permanecieron en el fuerte de Viguera durante, aproximadamente dos siglos, hasta que fueron desocupados por D. Sancho II Rey de España a principios del siglo X.

Aunque este legado ha ido transmitiéndose de generación en generación de forma oral, existe un documento original escrito en letra gótica datado el 7 de julio de 1029 que podemos encontrarla en los Anales del Reino de Navarra del padre José Moret:

 

Herencia Doña Onneca

“Doña Onecca o Íñiga de Aybar era madre del infante don Ramiro, hijo natural de don Sancho III el mayor, esto significaría que doña Íñiga de Aybar tenía parte o era divisera con la familia real, de la villa de Torrecilla y de los Baños en ellos situados, realizando la donación en dicha fecha del 1029 al rey Sancho y a su mujer doña Munia”

Es aquí donde nos encontramos por primera vez que la propiedad del manantial fue pasando de la nobleza a la realeza y posteriormente de ésta a los monasterios y al pueblo de Torrecilla, donde se usó como bienes comunales declarándose más tarde mineromedicinal y de utilidad pública.

Balneario Riva los Baños

Desde 1974, año que se construyó la planta envasadora Peñaclara, y hasta la actualidad, no ha cesado de facilitar a su mercado el agua mineral natural, siendo la única planta envasadora de La Rioja y parte importante de la economía local.

EL ORIGEN

 

El manantial Peñaclara fue declarado de utilidad pública y con propiedades mineromedicinales en 1861

 

En la cuenca del Iregua, a un kilómetro del pueblo de Torrecilla en Cameros, se encuentra en un entorno natural privilegiado el manantial de Peñaclara (anteriormente de Riva los Baños) Peñaclara

 

El Manantial de Peñaclara

Se sabe que, desde tiempos inmemoriales, se usaban las aguas de este manantial para consumo y baño de la gente que vivía en el lugar.

Los estudios del Dr. Augusto Lleguet y Lleguet, promotor de su declaración de utilidad pública, confirmaban las tradiciones orales que afirmaban que los romanos fueron los primeros que usaron estas aguas con propiedades medicinales, sirviendo de cura al Gobernador de la España Tarraconense en aquella época, Vivio Sereno, cuando regía en Roma Tiberio. También existen indicios de que incluso fue disfrutado por los árabes que permanecieron en el fuerte de Viguera durante, aproximadamente dos siglos, hasta que fueron desocupados por D. Sancho II Rey de España a principios del siglo X.

Aunque este legado ha ido transmitiéndose de generación en generación de forma oral, existe un documento original escrito en letra gótica datado el 7 de julio de 1029 que podemos encontrarla en los Anales del Reino de Navarra del padre José Moret:

Herencia Doña Onneca

“Doña Onecca o Íñiga de Aybar era madre del infante don Ramiro, hijo natural de don Sancho III el mayor, esto significaría que doña Íñiga de Aybar tenía parte o era divisera con la familia real, de la villa de Torrecilla y de los Baños en ellos situados, realizando la donación en dicha fecha del 1029 al rey Sancho y a su mujer doña Munia”

Es aquí donde nos encontramos por primera vez que la propiedad del manantial fue pasando de la nobleza a la realeza y posteriormente de ésta a los monasterios y al pueblo de Torrecilla, donde se usó como bienes comunales declarándose más tarde mineromedicinal y de utilidad pública.

Balneario Riva los Baños

Desde 1974, año que se construyó la planta envasadora Peñaclara, y hasta la actualidad, no ha cesado de facilitar a su mercado el agua mineral natural, siendo la única planta envasadora de La Rioja y parte importante de la economía local.